Cómo conseguir que las uñas no se hagan capas.

O mi tratamiento para las uñas capeadas. Más de una vez os he pedido consejo porque se me capeaban las uñas pero nadie consiguió darme una respuesta definitiva. Llevaba así un par de años y hasta que no decidí que ya era hora de luchar contra las capas de las uñas no empecé a notar realmente resultados. Voy a contar mi experiencia y cómo he conseguido que no se me capeen 🙂
Básicos.
 1.  Nada de cortar las uñas. Yo siempre lo hacía antes, pero leí que el cortauñas hacía que se capearan y un día me fijé en mi uña y vi perfectamente que mientras apretaba el cortauñas se abría una capa. Cambié a las tijeras y más de lo mismo.

 2.  Usar una lima de cristal. Después de dejar los cortauñas y tijeras me pasé a las limas de cartón. Primero usé una de gránulo grueso porque era más cómodo para acortar la longitud pero son muy agresivas y además dejan mucho residuo, y luego me pasé a una de gránulo fino de cartón, pero se me gastaban rápidamente. No fue hasta que -al fin- me compré una lima de cristal y noté la diferencia… ya se me capeaban menos.
 3.  Limar siempre en un único sentido. Esto lo hice siempre, desde que empecé con las limas de cartón. Con esto dice que se evita que se capeen pero yo no noté la diferencia. En lo que sí noté cambios fue en las esquinitas de las uñas porque se me rompen muchísimo menos. (Las he llevado mucho años cuadradas con las esquinas redondeadas) Cuando las he limado en ambos sentidos acaban debilitándose y quebrándose a las semanas. Otro aspecto importante es que no hay que dar con fuerza, aunque tardemos más hay que hacerlo suavemente, sin prisa. (¡paciencia!)
Productos de tratamiento.
 4.  Crema nutritiva para uñas dañadas. Me regaló mi tia un set de tratamiento de Mavala para uñas secas y frágiles. Este es uno de los pasos. Es una crema que se llama Nailactan y tiene aminoácidos, lípicos y vitaminas que hidratan la uña desde su base y les da elasticidad. Hay que usarlo cada día frotando sobre la superficie de la uña en dirección a las cutículas durante 4-6 semanas. Se puede poner sobre el esmalte pero al menos una vez a la semana hay que aplicarlo directamente sobre la uña dejándolo actuar toda la noche. 
 
Si digo que lo he usado religiosamente cada noche mentiría, pero sí que lo he usado casi a diario (al principio) y he notado que hidrata muchísimo. Lo uso porque se me empezaron a secar de tanto pintarlas y despintarlas con los retos, así que se me empezaron a poner sequitas y algo más naranjas. Lo recomiendo mucho porque además el bote tiene 15 ml y cunde muchísimo porque la cantidad que hay que aplicar es ínfima.
 5.  Endurecedor. Siempre he pensado que no me hacía falta porque yo tengo las uñas bastante gruesas y duras, pero empecé a usarlo para que no se me rompieran los cantos -por culpa de las capas. En el mismo set me venía el Científico de Mavala. Hay que ponerlo sobre la uña desnuda sólo en las puntas sin que toque la piel ya que puede secarla. Se aplica dos veces a la semana hasta que estén duras y sanas y luego sólo 2 ó 3 veces al mes. Yo lo usé dos veces a la semana el primer mes y ahora lo estoy usando una vez cada dos semanas y he notado cambio aun teniendolas ya duritas al inicio, pues imaginad si las tenéis débiles… creo que es un muy buen producto que hay que probar si vuestra lucha son las uñas quebradizas.
Otros.
 6.  Base fortalecedora de uñas. Otro producto más del kit de Mavala y tampoco defrauda. Ya os puse una foto en Instagram porque muchas me preguntasteis, ya que esta base deja un color de uña muy bonito. Es un sistema de dos pasos que refuerza y protege las uñas frágiles aumentando la resistencia. El primer paso tiene unas fibras de nylon y el segundo es el alisador. Me parece buenísima porque cumple exactamente lo que promete, refuerza la uña muchísimo ya que la hace más fuerte. Claro que ésto sólo lo veo útil mientras usáis a la vez un tratamiento endurecedor, puesto que esa sensación de resistencia y fortaleza que da esta base desaparece cuando os la quitáis con quitaesmalte. En mi caso no es que sea útil 100% pero me viene genial para las esquinas que se me rompían con tanta facilidad. Essence tiene uns sistema similar pero no lo he probado.
 Nota:  Este kit tenía un precio de 27’40€ aunque creo que ahora vale algo más -no se si por subida de precio o por el IVA- pero merece mucho la pena. Viene además con una crema de manos y un pack de mini limas de uñas de regalo y son todas tallas originales excepto el Científico que es una mini talla de 2ml, pero os aseguro que cunde una barbaridad porque el producto es muy líquido y sólo hay que poner un poco en las puntas. También tengo que decir que la suma de todos estos productos sin el kit sería de unos 50 euros -sin contar los regalos- por lo que además ahorramos dinerito.
Hay también otros kits para otros problemas y uno de ellos es específico para uñas capeadas en el que cambian la base fortalecedora por la ‘Base barrera’ que previene que se rompan y de la deshidratación. No os puedo decir cual va mejor para uñas capeadas porque no he probado esta última.
Esta ha sido mi combinación estrella para librarme de las capas en mis uñas. Como veis es prácticamente todo el kit de Mavala y ojalá pudiera decir que he encontrado mi salvación en productos de menor coste, pero no ha sido así. Siempre fui escéptica y pensé que la fama de esta marca estaba sobrevalorada, pero no, en absoluto. Da muy buenos resultados y la recomiendo 100%.

Deja una respuesta